miércoles, marzo 22, 2017

Día mundial del agua, del agua en vía de desaparición




Como casi siempre lo hacemos en este tema del agua, escribimos de nuevo sobre el agua del Zulia, en especial de sus ríos y bosques; en fin del Lago de Maracaibo y su enorme cuenca hidrográfica surcada por 132 ríos, y por lo tanto, de su población y sus malos gobiernos e inútiles organismos nacionales, regionales y municipales cómplices y promotores además de su contaminación y su final merma.



Nos ignoran, y si insistimos nos aíslan y nos criminalizan como contra revolucionarios
Este ha sido siempre el viejo truco de los falsos revolucionarios en cargos de gobierno, hasta ahora los hemos derrotados, pues seguimos hablando y en la calle, no moriremos callados como decía Sabino.

Desde el inicio de la democracia representativa con Rómulo Betancourt, los defensores del agua, los bosques y la permanencia de este vital líquido en la faz de la tierra de Bolívar son por lo tanto considerados enemigos por dichos organismos oficiales encargados del cuido y distribución del agua en Venezuela, sea cual sea el partido y el gobierno de turno, pues sus funcionariado más que preocupados por el agua, lo que hicieron y lo siguen haciendo es defender su cargo; ya que es el petróleo y el extractivismo minero lo importante a considerar como política vital de estado. A ellos deben ser obedientes.

De estas actividades extractivistas se desprenden toda las estructuras jurídicas y políticas de la constitución y sus leyes, sean estas las de 1961 o del 2009. Es difícil en la República Bolivariana de Venezuela parar, por el cuidado y mantenimiento del agua, la apertura de un pozo petrolero o de gas, o de una mina de carbón, de oro o diamante, por ejemplo. Es por lo tanto contra revolucionario para estas cúpulas tecno políticas oponerse al extractivismo, pues el país todos y sus instituciones sólo viven de la extracción y la renta petrolera (De Gómez a Chávez) y ahora de los minerales (Gobierno de Maduro). Sin su extracción y venta imperial, según ellos, nos moriremos de hambre, y se acabaría la revolución y la patria.


Con la minería carbonífera quedaremos sin agua y sin energía limpia en el Zulia


Con excepción de la Costa Oriental del Lago, todas las fuentes de agua vienen de la Sierra de Perijá o de sus límites cercanos, vienen de oeste a este, pero las minas de carbón y las de otros minerales vienen de norte a sur, o sea; por ello si abrimos las minas quedaremos sin agua definitivamente

Arias Cárdenas, Gobernador y Maduro Moros, Presidente optaron por los minerales, una carboeléctica y el “cierre” del Canal del Lago para construir un mega puerto para el embarque y desembarque de barcos carboneros Post Panamá denominado Puerto Bolívar, o Puerto América en Pararú y en Isla de Pájaro en el Golfo de Venezuela, en la entrada del Lago de Maracaibo.

Si en la Subregión Guajira, se sigue ampliando las minas Norte y Paso Diablo bajo la voluntad del ministro de Minería Ecológica Jorge Arreaza se contaminaría más aún las aguas del embalse El Brillante dador de agua a familias de varios poblados del municipio Guajira, si se abre las minas Socuy, Casa Blanca y Aljibe mermará y se contaminará las aguas del embalse Manuelote. Si se abre la mina Cachirí se afectaría mortalmente el río Cachirí y su embalse Tulé.            

Más abajo, hacia el suroeste, municipio Jesús Enrique Lossada, si la empresa rusa VostokCoal abre la mina Las Carmelita se afectaría las aguas del embalse Los Tres Ríos, o represa el Diluvio. Por otra parte, si la Gobernación del Zulia con capitales privados se propone a seguir extrayendo piedra del río Apón se afectaría aún más el embalse de Machiques.


Sólo la resistencia en la calle podría detener la política de este depredador Gobierno sediento de imperiales dólares mineros.      

domingo, marzo 19, 2017

Lo que ha de socializarse es la información, para atizar la pedagogía ecológica y afinar la militancia eco-socialista.

Por: MSc. Nicanor A. Cifuentes Gil 


 “(…) A la sombra de la ignorancia trabaja el crimen”. 
Simón Bolívar. Congreso de Angostura. 1819. 

“Conocer es resolver”. 
José Martí. “Nuestra América”. 2002. Universidad de Guadalajara. 
Centro de Estudios Martianos. 

 "(…)Extraña religión ésta la de los ecologistas, secta más bien, que más que requerir de culpas por ser redimidas, trata de la traslación de los estigmas de Gea a la piel misma que los produjo." 
 Miguel Von Dangel El Pensamiento de la Imagen y otros ensayos. 
Primera edición. 1997. página 391. 





A modo de justificación con el/la lector/lectora: 


Desde el mes de octubre del año 2016 no entablábamos diálogo ni hacíamos de caja de resonancia de las dinámicas, polisémicas y agravadas tensiones entre la dimensión vital y la cultural presentes tanto en la bio-región zuliana como en Venezuela. Desde el mes de octubre del año 2016 las múltiples y vitales exigencias, que orbitan en el marco de una sociedad del rendimiento y en el contexto nacional de una guerra asimétrica de cuarta generación aunada a una guerra económica, han dificultado seguir terca y empecinadamente insistiendo en el dialogar(nos), en el atizar(nos) los temas que nos atañen desde la militancia eco-socialista en defensa y salvaguarda de la vida perdurable tanto en el Zulia como en el resto de la matria venezolana. Nada humano nos resulta ajeno diríase. 

Luminosos han sido los exhortos y articulaciones que en paulatino crecimiento han sido capaces de abrazar la denuncia argumentada, consecuente, rigurosa y dejar atrás, (como huella en su “itinerancia colectiva”) erosivas y nada inteligentes visiones y acciones agonísticas que en nada tributan a un avanzar “conjunto” hacia la insoslayable tarea/ desafío de hacer del conocimiento acumulado, del acervo de visiones, sentires y cosmogonías, senda plural, respetuosa para la transformación de las penurias, de los errores fácticos y políticos y así trascender dimensiones de rentismo-extractivismo minero y sumar hacia estadíos capaces de “ecologizar la revolución bolivariana”. 
(Ver ensayo en Clorofilazul intitulado: ¿Seremos capaces de ecologizar la revolución bolivariana? http://clorofilazul.blogspot.com/2016/08/seremos-capaces-de-ecologizar-la.html

Estos tres primeros meses nos reclaman más organicidad y divulgación de los haceres que en lo individual – cotidiano y en lo colectivo – coyuntural venimos diseñando para hacer una plural contención de lesivas directrices asociadas a proyectos desarrollistas extractivistas capaces de insertar forzada e inconstitucionalmente la biota y la socio-diversidad hacia esquemas de productividad, generación de riqueza y maximización de recursos que entendíamos pertenecen a estados /gobiernos de praxis neoliberal y no a aquellos vinculados a procesos de emancipación humana declarada y practicada). 

El resumen se hará y debemos ser, en plural ofrenda, capaces de entender el tamaño y el luminoso desafío creativo que este tiempo de reacomodo de la geopolítica internacional nos demanda. 

¿Poniéndonos al día? 

En ese sentido sirva este fraseo para ponernos al día de una importante convocatoria al evento realizado el 13 de marzo de 2017 en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (I.V.I.C.) por parte del Ph.D. Gustavo Montes U. titulada: “PROBLEMÁTICA AMBIENTAL EN VENEZUELA. ARCO MINERO DEL ORINOCO: Visión de Conjunto con Perspectiva de Ciencias Ambientales” hecha por el Laboratorio de Antropología del Desarrollo del Centro de Antropología de dicha institución. En lo personal agradezco la convocatoria hecha desde las redes sociales por el compañero Marx Gómez Liendo quien fue diáfano y consecuente al sumar voces y testigos a esta importante conferencia. Contar puntualmente que causas muy ajenas a mi voluntad me impidieron estar en la importante convocatoria. 

Desconozco los avances de este espacio - tiempo concertado propicio para develar tanta argumentación que sabemos debe ser escuchada por la autoridades del ejecutivo, autoridades ambientales y militares del Estado / gobierno y que nos llama a seguir tributando conocimientos, razones y lúcida emocionalidad en salvaguarda de la vida a la hora de hacer de contrapeso de los enfoques desarrollistas adelantados por el Estado/ gobierno en nada cónsonos con los complejos escenarios de incertidumbre ecosistémica. 

Ya hace casi 15 años el investigador Roberto Guimarães con diáfana precisión pedagógica convocaba a ser originales a la hora de atizar el debate sobre la problemática compleja de los agravados impactos hacia el ecosistema planetario más cuando esta complejidad sabemos es directamente proporcional a la fragilidad, a lo importante biodiversidad y la sociodiversidad presentes en nuestra territorialidad nacional- continental- planetaria: 

"(…) Es por ello que no tiene cabida intentar desvincular los problemas del medio ambiente de los problemas del desarrollo, puesto que los primeros son la simple expresión de las falencias de un determinado estilo de desarrollo. La adecuada comprensión de la crisis supone pues el reconocimiento de que ésta se refiere al agotamiento de un estilo de desarrollo ecológicamente depredador, socialmente perverso, políticamente injusto, culturalmente alienado y éticamente repulsivo”. (Guimarães, 2002, p.62) 

“(…) Hasta el momento, lo que se ve son transformaciones sólo cosméticas, tendientes a “enverdecer” el estilo actual, sin de hecho propiciar los cambios a que se habían comprometido los gobiernos representados en Río. Un fenómeno por lo demás conocido por los sociólogos y politólogos que lo clasifican de “conservadurismo dinámico”. Antes que una teoría conspirativa de grupos o estratos sociales, se trata de la tendencia inercial del sistema social para resistir al cambio, promoviendo la aceptación del discurso transformador precisamente para garantizar que nada cambie, en una suerte de “gatopardismo” posmoderno”. (Guimarães, 2002, p.72)” 


Nuestras deudas/desafíos 

 En este sentido entiendo que debemos repensar y transformar desde lo pedagógico y desde un dialógico esfuerzo creativo de alcance nacional – continental lo que hasta ahora vemos como un agravado monólogo sordo, un escenario de inflamados egos desde donde se hace crítica (argumentada y no) desde la “acera” de los “movimientos sociales” u “organizaciones ecologistas” sobre el impacto al ecosistema pero que, concomitante a esta dimensionalidad de denuncia sigue existiendo un intacta deuda que sea capaz de: 

1) Asumirnos más que como parte corresponsable del binomio Estado/gobierno, como un fuerte y plural poder constituyente de un inagotable acervo cognitivo, emocional y actuar “eco-militantemente” en activa salvaguarda de la complejidad ecosistémica amenazada por los planes del poder constituido (no pocas veces abrazado a intereses capitalistas de mafiosas corporaciones trasnacionales). 

2) Transformar la fuerte brecha, el creciente “distanciamiento” entre lo que se denuncia y l@s actores eco-sociales, la biota amenazada en las zonas de actual o futuro extractivismo para que puedan ser capaces de, no nada más ser escuchad@s íntegramente en el debate/denuncia que se viene construyendo, sino también asumid@s como elementos claves en la participación y generación de integrales propuestas de transformación de los conflictos socio - ambientales hacia escenarios de estabilidad ecosistémica y social. 

En el marco de lo pedagógico y de los avances plausibles que comienzan a ser vistos como un “giro necesario” de la militancia ecologista nacional destaco la investigación “PROBLEMÁTICA AMBIENTAL EN VENEZUELA. ARCO MINERO DEL ORINOCO: Visión de Conjunto con Perspectiva de Ciencias Ambientales” del investigador y consultor ambiental Gustavo Montes U., quien hace legible y potable la necesidad de avanzar con decididos pasos hacia la contundente integralidad de saberes para desde lo complejo abordar lo complejo sin que la demasía de fragmentación, las coyunturas electorales, la soberbia intelectual, “el gatopardismo infinito” y los cálculos politiqueros terminen fomentando diáspora y desunión de las fuerzas constituyentes generadoras de propuestas más robustas y contrarias al extractivismo y la dependencia neocolonial más repulsiva. 

Con el permiso de los convocantes a esta conferencia llevada a buen término en el I.V.I.C., y en el espíritu de la socialización de la información para el democrático ejercicio del conocimiento sentipensante, creativo y propositivo comparto lo que gentil y estratégicamente me compartieron: las 79 láminas de una detallada, integral, fluida y nítida presentación (formato PDF) realizada por el PhD. Gustavo Montes quien a mi humilde juicio se convierte en uno de los más pedagógicos, respetables y claros conocedores de esta temática brumosa y polisémica del Decreto Presidencial             N°2.248 “Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco (A.M.O.)” 

En análoga militancia sentipensante esta investigación que ofrendamos está en nítida sinergia con las denuncias y propuestas hechas por investigadores de la Universidad del Zulia, del Departamento de Biología /Facultad Experimental de Ciencias: Carlos Luis Bello, Marisabel Cabrera, José Elí Rincón, Ángel Luis Viloria, Tito Barros, Carlos Portillo-Quintero así como colectivos ecologistas de la región zuliana (Sociedad Homo et Natura / Frente de Resistencia Ecológica del Estado Zulia –FREZ-), al nor-occidente de Venezuela, donde a partir de importantes estudios se “abrazaron” las dimensiones científico técnica (uso de la información satelital y de aerofotografías en una escala espacio - temporal bien delimitada) y las cosmovisiones indígenas y campesinas (dimensiones antropológicas y sociológicas) militantes en defensa de la vida y contra los “armatostes tecnocráticos” de la exploración/explotación minero-carbonífera de la Sierra de Perijá en vecindad bio-geográfica y política con la República de Colombia. 

Sugerimos ver los siguientes ensayos en Clorofilazul que sirven de base para lo que antes decíamos sobre la analogía de esta denuncia/ estudio del Arco Minero del Orinoco y el proceso de extractivismo minero carbonífero estudiado/denunciado desde el Estado Zulia: 

¿Quién dijo que todo está perdido?” (año 2005) http://clorofilazul.blogspot.com/2005/06/quin-dijo-que-todo-est-perdido_15.html

En la UBV Zulia, el Programa en Gestión Ambiental convoca para el debate plural y colectivo sobre la grave afectación socio-ambiental del carbón” (año 2006) http://clorofilazul.blogspot.com/2006/06/en-la-ubv-zulia-el-programa-en-gestin.html 

Los ecologistas no tenemos quien nos escriba” (año 2007) http://clorofilazul.blogspot.com/2007/01/los-ecologistas-no-tenemos-quien-nos.html 

Consideramos esta investigación promovida como una destacada labor que debemos seguir alimentando y acompañando para, desde las múltiples lecturas que tenemos y que somos, sumarnos al debate propositivo capaz de contener la avanzada extractivista que se viene denunciando desde la Plataforma de Nulidad del Decreto Presidencial N° 2.248 “Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco (A.M.O.)”, plataforma por demás que merece respaldo siempre que ella misma sea capaz de entender quiénes la habitan para promover desde ella la luminosa y sabia denuncia y quiénes también la integran con fines erosivos y nada pedagogizantes esfuerzos eco-socialistas. 

Sirva pues esta primera “entrada” del año 2017 del blog Clorofilazul como una primera entrega de los ya acostumbrados “fraseos/testimonios” que, entre los ocupados por la ecología política y la militancia en defensa de los derechos humanos y derechos ambientales de nuestr@s herman@s mayores indígenas, campesin@s, afrodescendientes, pescadores, venimos articulando desde hace ya un tiempo considerable y respetable. 

Gracias pues por la atención y la posibilidad de ofrendar comentarios a este blog o a mi correo personal: ncifuentesg@gmail.com



Descargar presentación: “PROBLEMÁTICA AMBIENTAL EN VENEZUELA. ARCO MINERO DEL ORINOCO: Visión de Conjunto con Perspectiva de Ciencias Ambientales” (formato PDF): https://www.dropbox.com/s/3jsz73npqfs9y1h/01_AMO__vIVIC_13%20MAR%202017_png.pdf?dl=0 



Literatura consultada: 
  • Guimarães, Roberto P. 2002. La ética de la sustentabilidad y la formulación de políticas de desarrollo. 53-82 p. En: Ecología Política: Naturaleza, Sociedad y Utopía. Alimonda, Héctor (Compilador). Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

martes, octubre 25, 2016

Encuentro – conversatorio: “Arco Minero del Orinoco. Extractivismo vs. Ecosocialismo. Huellas sobre la territorialidad”. Naguanagua, Estado Carabobo. Sábado 22 de octubre de 2016.


Por: MSc. Nicanor Cifuentes Gil
Docente Universidad Bolivariana de Venezuela
Eje Geopolítico Cacique Guaicaipuro.



Desde la duda, desde el no saber pero con ganas de aprender es que se inicia esta travesía que junta latencias de la capital venezolana Caracas con el esfuerzo pedagógico popular agroecológico de los compañeros y compañeras de la aldea Héroes de Canaima 4-F. Este, decirlo, sigue siendo una espacialidad de un importante saldo organizativo para la articulación de experiencias vinculadas con la formación sociopolítica y la praxis eco-socialista permanente, pues desde el VI Congreso Venezolano de Diversidad Biológica celebrado en octubre del año 2015, sabemos que esto que se erige, que colectivamente germina en esta aldea es realmente ajeno a retóricas malsanas y sí una demostración de latencias para la creación plural y socialista.

Desde algunas llamadas telefónicas puntuales y con la gana de juntarnos establecimos vínculo con días de antelación para poner en diálogo un debate medular, un debate que no debe ser pospuesto que no es más que el vinculado con el decreto de creación de la Zona de Desarrollo Estratégico Nacional “Arco Minero del Orinoco” (Decreto 2.248), de fecha del 24 de febrero de 2016, publicado en el Nro. 40.855 de la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela del 24 de febrero de 2016. Este tema genera controversia toda vez que está en tensión la visión y praxis del ecosocialismo enunciado desde el proceso revolucionario bolivariano versus esquemas de exploración y explotación minera de alto signo extractivista y con una participación de empresas trasnacionales asociadas a la industria minera de corte capitalista fundamentalmente, las cuales serán convocadas en calidad “socios minoritarios” en un ordenamiento del espacio territorial venezolano así como de las normativas y marcos de entendimiento para avanzar en la explotación de diversos minerales presentes en el “Arco Minero del Orinoco”.

Repasar desde un enfoque integral y no proclive a visiones “quebradas” por diversos intereses este tema obliga a hacer acopio de argumentos, análisis crítico propositivos que permitan enlazar las diversas realidades, los diversos datos que, aún a la fecha de hoy, son desconocidos por la población venezolana, misma que en plena guerra económica y con sacudones violentos provenientes de una incesante guerra de cuarta generación, insiste en que se le consulte este tipo de decisiones que estarían comprometiendo el futuro de generaciones que necesitarán elementos naturales que en interacción ecosistémica permiten que se establezcan importantes ciclos naturales de amplia influencia a escala regional, nacional y planetaria.

En la conversa iniciada a las 9:30 a.m. aproximadamente debimos hacer emocionado y consciente esfuerzo para entendernos desde visiones sobre ecología, de la economía necesaria para avanzar seguros a la materialización del ecosocialismo del siglo XXI y la geopolítica planetaria para no ahondar en el tema minero del sur de nuestra matria, desconectados de latencias, padecimientos y realidades padecidas por los mineros y mineras que hoy en la zona donde se pretender activar esta Zona de Desarrollo Estratégico hace vida y despliegan una “cultura  minera” que no debemos obviar.


Desde un puntual preámbulo histórico que dio cuenta de los imaginarios y padecimientos desencadenados a raíz del encontronazo de culturas desde fines del siglo XV con el arribo a nuestras costas de conquistadores españoles que derivaron un terrible proceso de saqueo, explotación y privatización de nuestros elementos vitales, naturales y culturales. Desde el creciente ego conquistador (Ego conquiro al que hace referencia el maestro filósofo latinoamericano de la liberación Enrique Dussel) que en codicia activo una expoliación que llenó las arcas de un imperio español muy desgastado por ocho siglos de confrontación con el mundo musulmán del norte del continente africano pero que, paulatinamente y con grandes saqueos etno y geocidas, vio una posibilidad histórica para desplegar su visión de mundo cristiano-céntrica, euro-céntrica y colonial patriarcal para erigirse como única manera de entender el mundo y a la par de hacerse de él sin ser sojuzgado pues las armas, el poderío bélico lo tenía en sus manos.

Desde algunas láminas que nos revelaban este avance histórico inter-continental (Europa, África y América) pasamos a entender lo acaecido en nuestra territorialidad desde el siglo XV al siglo XX con el paso por los siguientes aspectos geopolíticos, geohistóricos muy vitales para entender en simultaneidad y con alto rigor los devenires que nos traen a la pugna entre la necesidad de avanzar a estadíos donde el ecosocialismo sea más que significante enunciado y donde el debate minero extractivista todavía ocupa los días del presente nacional. 

Estos temas abordados en detenimiento e hilados como ítemes permitieron un avance cierto para asumir el tema en justa dimensionalidad de aristas y contextos. Pasar en detenido análisis desde el Siglo XV hasta el siglo XXI haciendo transversal la secularización que se hace de la técnica, del saqueo, del extractivismo para la obtención de minerales (preciosos o no) que permitan incrementar el “poderío” de imperios hegemónicos desde la maleva lógica de “acumulación por desposesión” es tarea que no se debe soslayar y sí develar para poder entender qué es lo que estaría moviendo desde la colonialidad del poder y el saber estas incómodas realidades donde sigue pretendiéndose “naricear” a los estados naciones soberanos a seguir esquemas desarrollistas aniquiladores de la vida toda.

Hecho este necesario recuento, el auditorio ensambla una intencionalidad pretérita y contemporánea que justificaría la agresión a lo natural con el objeto hacerse de ganancias que terminan cosificando, mercantilizando la vida e insuflando un ciclo perverso que va mermando las capacidades de carga de los diversos ecosistemas planetarios.

El tema del Arco Minero del Orinoco, la activación de plataformas contrarias a este decreto, la puesta en marcha de un novedoso y no menos polémico ministerio de poder popular para el desarrollo minero ecológico desde el poder ejecutivo nacional habla de un momentum que debe llamarnos como estudiosos del tema ecológico a establecer vías de comunicación efectivas que depuren la toxicidad dialógica con la que se viene encarando este medular tema.

Abordar la línea histórica reciente que en Venezuela, desde la llegada al poder del Presidente Hugo Chávez Frías se apostó por una refundación de la matria venezolana erigida en colectivo con la participación y el protagonismo del poder constituyente nos permitió, en el espacio tiempo del conversatorio, contrastar la exclusión de las élites gobernantes del país que sometieron al pueblo a políticas de choque neoliberales altamente entreguistas a la banca internacional. El empuje emancipatorio, nacionalista y de empoderamiento de los sectores otrora marginados y no considerados en la construcción de la nación confluyeron en el esbozo de reordenamientos territoriales en procura de hacernos soberanos de los elementos naturales, la energía y los minerales presentes en nuestra matria.

En ese reordenamiento territorial no estuvieron exentas lógicas de potenciación de la tecnocracia y sus narrativas desarrollistas que ven en un “maquillado” extractivismo la única vía (de allí la denuncia argumentada de un discurso y una praxis política moderna) para el alcance de la categoría “país – potencia” (Tercer Objetivo Histórico) que estaría mermando el alcance cierto del Quinto Objetivo Histórico enunciado en el segundo plan socialista para la nación conocido como Plan de la Patria 2013-2017.

Asumir estas contradicciones con praxis argumentada y propositiva, sin zafarnos de análisis críticos y desde una ética capaz de no hacer vulnerable lo alcanzado en los 17 años de construcción plural en Venezuela ha de ser una tarea permanente a considerar toda vez que la geopolítica continental una vez que desaparece físicamente el Comandante Hugo Chávez Frías se inflama de dolencias y quiebres a escala regional – continental – global que parecieran apostar por una restauración del poder conservador y de ultraderecha.

En un diálogo diáfano, con dudas y certezas, con aspectos técnicos abrazados al fraseo de lo popular que nos cruza el alma a la hora de escribir y actuar en salvaguarda de la vida perdurable es que pudimos acentuar y hacer seguimiento colectivo de nudos críticos que debemos reconocer para resolver realmente.

Resolvernos en multitud para propositivamente establecer retícula afectiva que compile y efectivamente comunique exhortos y enmiendas a “entuertos” a la hora de considerar a inversionistas trasnacionales a que participen de este llamado de activación del motor minero, uno de los 15 motores considerados para activar la agenda económica bolivariana.

Sabemos que la información no ha fluido pues se está en etapa proyectiva de esta Zona de Desarrollo Estratégica conocida como “Arco Minero del Orinoco” mas sin embargo en la incertidumbre y en plena guerra de cuarta generación no avanzar con una política comunicacional efectiva, diáfana y no acompasada a los ritmos y lógicas de explotación minera tradicional nos permitiría crecer como sociedad capaz de juzgar las acciones económicas en procura de la defensa de un proyecto país en vías al socialismo.

Nos informamos sobre las dinámicas de la minería y los principales aspectos a considerar cuando se avanza en la exploración y futura explotación minera de oro aluvional, coltán y demás minerales. De igual manera abordamos, desde la proyección de imágenes, las secuelas que la minería lícita e ilícita ha dejado hace décadas en la zona sur (Estado Bolívar) y entendimos los costos que el consumo de agua y energía demanda para esta actividad económica harto conocida (y padecida) en un país con más de cien años explotando (y viviendo de esa explotación) de hidrocarburos.

Analizamos en detenida exposición las visiones que esta política minera estaría haciendo converger desde estamentos con diversos e irreconciliables intereses: ¿qué enfoques, qué realidades desde un análisis de costos – beneficios pudieran estar privilegiándolos siguientes actores sociales sobre esta zona del país: los pueblos originarios, los capitalistas de la minería nacional  y trasnacional, los intereses de ordenamiento territorial del ejército nacional bolivariano, el poder ejecutivo, los ecologistas, los profesionales de la minería?

En este sentido juntos y juntas asumimos la nula o escasa pedagogización del tema por parte de ecologistas y estudiosos de la minería para poder articuladamente entender y revisar las muchas dudas y miedos que pendulan sobre esta zona conocida como “Arco Minero del Orinoco”. 

  • ¿Qué de las ecologías, cosmovisiones, cosmogonías y territorialidades se solapan, se quiebran y se “atizan” desde la activación de este decreto de desarrollo de la actividad minera a grande escala?



  • ¿Qué de nuestro fraseo y nuestra praxis debe hacer deslinde efectivo de deformados enfoques que pretenden reducir este decreto a una “avanzada” del iletrado presidente que desde hace tres años traiciona un legado ecosocialista erigido por el presidente Hugo Chávez?



  • ¿Qué observatorio popular de conflictos socio-ambientales, alimentado por dudas, miedos, datos, imágenes, cantos, testimoniales de hermanos y hermanas indígenas de la zona inserta en el decreto de creación del Arco Minero del Orinoco, pudiera tener cabida con el apoyo de una ciencia liberadora, no maniquea ni prestada a visiones partidistas, mezquinas que en nada resuelven la tensión que deriva de este decreto?



  • ¿Qué rol juegan las universidades y sus escuelas y departamentos de ciencias, estudios jurídicos, antropología, sociología, artes para entender estos temas vitales para el futuro de la matria venezolana y sus generaciones venideras?



  • ¿Qué papel habremos de asumir la militancia del poder popular constituyente ecosocialista venezolano para no dejarnos tutelar ni cooptar por partidos políticos o poderes del estado gobierno y poder entablar diálogo de saberes diáfanos y comunes?



  • ¿Qué acentos damos a la negatividad y a las caricaturescas visiones del tema sin antes acudir a respaldos geográficos, antropológicos y ecológicos que fundamenten como debido es nuestra “visión de los hechos”?



  • ¿Qué pueblos del sur de la matria venezolana no están contemplados en justa y respetuosa consideración en nuestros cálculos urbanos, aislados y distantes de los padecimientos complejos de vieja y nueva data que allí existen?



  • ¿Qué de la cultura tributaria que despunta en el país pudiera paliar en términos presupuestarios nacionales la urgente necesidad de abordar la minería como opción de soberanía económica y geopolítica?



  • ¿Podrá seguir “jalonando” con fuerza nuestra praxis política revolucionaria la cultura de codicia que se sustenta en la explotación de minerales de zonas altamente frágiles en cuanto a bio y sociodiversidad?



  • ¿Qué de la propuesta de reconversión laboral de mineros y mineras que ofrende nuevas y efectivas opciones de vida que desintoxiquen la vida asociada a la expoliación de la tierra y del ser humano en estas zonas donde abundan los minerales preciosos y estratégicos?



  • ¿Qué paradoja ética (si es que acaso la vemos como paradoja ética) se plantea toda vez que el alto porcentaje de ganancia obtenido de esta política minera (60%) va destinado a inversión social?



  • ¿Nuevamente la tierra, el cosmos natural y sociocultural asumiendo silente las externalidades de este experimentar “otras” opciones de desarrollo productivo que sabemos apuesta por nuestra tendencia (impuesta por demás por países hegemónicos) de nación con economía de puerto, de nación desindustrializada y con economía re-primarizada?



Estas dudas, más algunas otras confesiones y análisis humanos estuvieron en la “dermis” de lo conversado en más de cinco horas de encuentro conversatorio donde jóvenes y adultos de diversas profesiones permitieron afectuosamente la creación de un espacio tiempo para sabernos desafiados por un tema, por una ética ecosocialista que demanda contraloría, corresponsabilidad y crítica propositiva ante instancias que la misma institucionalidad política bolivariana a erigido y que la más de las veces solemos desconocer olímpicamente por defecto consciente y/o inconsciente.

Hablamos finalmente de unas ganas de seguir en una itinerancia que nos vaya acercando a temas álgidos como estos para en socialización y vinculación dialógica sabernos “resolver en multitud” sin discriminar opiniones que tributen a ver(nos) en desafío común para salvaguardar la vida de toda estafa, de toda “zancadilla politiquera” que deslegitime una ocupación sentipensante que nos caracteriza.



Finalmente extiendo mi grande agradecimiento a la amiga Violeta Gómez y a los compañeros de la Red de Escuelas Populares Agroecológicas Ezequiel Zamora “Aldea Héroes de Canaima   4–F/Manos a la Siembra Carabobo”: Eduardo Gil, Martha León, Sandra Méndez, Germán Padrón. De igual manera un abrazo solidario al compañero Ángel Moreno (Red de Escuelas Populares Agroecológicas Ezequiel Zamora –REPAEZ- “La Yaguara”/Manos a la Siembra Carabobo) y Armando Rodríguez (REPAEZ “Ovidio Ceballos”/ Manos a la Siembra Carabobo), con quienes esperamos mantener vínculo frecuente desde la praxis educativa popular en clave agroecológica. Sigamos activos que en juntera es que podemos asumirnos capaces de “desfacer entuertos” y salvaguardar dignamente la vida perdurable que merecemos. De igual manera a los colectivos feministas y a las y los "compas" cuya fraterna y atenta escucha me llevaron, nos llevaron a tejer diálogo por más de 5 horas.

Acá algunas imágenes tomadas por mi persona y la compañera Lilia Ana Márquez Ugueto de esta importante jornada de articulación:














Más imágenes de la autoría del compañero militante José Serrano en el siguiente enlace electrónico. Se agradecen siempre todos los comentarios que la nota y sus imágenes puedan derivar: 



jueves, octubre 20, 2016

Articulando con el Organopónico Hugo Chávez Frías en el núcleo Endógeno Fabricio Ojeda, Parroquia Sucre del Distrito Capital.



Texto e imágenes: MSc. Nicanor Cifuentes Gil
Docente P.F.G. Agroecología.
U.B.I.P 1-2.

En la mañana del día jueves 20 de octubre de 2016 definimos una importante etapa en nuestro hacer colectivo desde la Unidad Básica Integradora Proyecto Agroecológico   1-2.  Estudiantes del tramo 1-2 del Programa de Formación de Grado Agroecología con su docente guía acudimos al Organopónico Hugo Chávez Frías del Núcleo Endógeno Fabricio Ojeda ubicado en el oeste de la capital venezolana.

Desde la llegada a esta territorialidad donde el poder popular se “arremanga los pantalones” y logra avanzar en las diferentes dimensiones que caracterizan la vida en revolución bolivariana, se siente el esfuerzo y el saldo organizativo capaz de tributar en colectivo a las comunidades, concejos comunales y comunas insertos en esta territorialidad. Destaca la infraestructura para las misiones educativas y los amplios espacios para las actividades socio-productivas que, ahora más que nunca, desempeñan importante rol cotidiano contra la guerra económica impuesta por factores internos y exógenos confabulados.

La intencionalidad de esta visita fue la de establecer alianza interinstitucional entre la Universidad Bolivariana de Venezuela desde su PFG en Agroecología y el Núcleo de Desarrollo Endógeno Fabricio Ojeda. Articulación necesaria para ensamblar esfuerzos hacia metas comunes que en el campo de la agroecología y el fortalecimiento del poder popular nos demandan estos tiempos de revolución en transición al socialismo del siglo XXI.

Con este desafío enrumbamos desde temprano nuestro destino y logramos entender, en su justa dimensionalidad, lo que representa un decir y un hacer internacionalista y solidario que, desde la hermana República de Cuba, se hermana con la Revolución Bolivariana en Venezuela. Atendidos gentilmente por mujeres trabajadoras dedicadas a la producción de rubros agrícolas totalmente sanos en condiciones de agroecología urbana fuimos luego de la mano de los maestros Julio Guerra y Noel Hernández, investigadores técnicos cubanos de la agroecología con amplia experiencia en este campo.

Sumados a un importante grupo de estudiantes de la Misión Ribas (Catia La Mar) así como de milicianos de las Milicias Bolivarianas del Estado Vargas establecimos un contingente importante que, atenta y serenamente, avanzamos en el recorrido hasta el lugar en el que nos explicaron la elaboración, paso a paso, de compost (compuesto) con fines de mejoramiento del sustrato o suelo a ser usado para la producción agrícola en sectores urbanos y periurbanos.

En un ejercicio altamente sensorial pudimos enlazar saberes ancestrales y los más contemporáneos aspectos científicos técnicos  asociados a un mejor desempeño a la hora de producir, desde un inoculo propicio, un buen  y fértil compostaje. Desde el humor y la solidaridad grupal tomamos apuntes y establecimos diálogo con los facilitadores cubanos abocados a generar conocimiento desde los propios recursos que podemos encontrar en nuestras comunidades o sectores populares.

Crear y ser solidarios desde la creación definieron la jornada que consideramos de altamente provechosa toda vez que fuimos capaces de conciliar tiempos y visiones la más de las veces divorciados por considerarlos o meramente tradicionales o con un componente altamente cientificista y elitesco donde solo acceden a él los profesionales con estudios especiales. En ese hacer y en el compartir pasamos de la praxis a pleno sol, en los espacios abiertos del organopónico Hugo Chávez Frías, pasamos al aula de clase donde gentilmente evaluamos lo realizado y pudimos conversar sobre diversos aspectos de los talleres que, luego de este jueves, estamos invitados a realizar sin falta.

El ingeniero agrícola Noel Hernández con mucho tino pudo hacernos partícipes de los siguientes materiales:

·         Carta escrita desde el año 2070 para luego pasar, una vez insertos en relación senti pensante con la dimensión ecosistémica,

·   Calendario ambiental con las fechas definidas internacional y regionalmente (Latinoamérica y el Caribe) vinculadas a efemérides ecológicas definidas por la Organización de las Naciones Unidas y otras organizaciones regionales.

·         Manual de organopónicos y huertos intensivos. Equipo de investigadores del Instituto de Innovaciones y Fomento de la Agricultura Tropical de Cuba.

·         Video Aló Presidente (2012) relacionado con la necesaria retoma de la praxis agro-urbana en las principales ciudades del país.

·         Apuntes sobre la nutrición orgánica del cultivo y control de plagas (de las autores Marleny González García y Yanilka Pérez Bocourt)

Toda esta iniciación, todo este diálogo plural siempre estuvo atizado por la necesidad de no perder de vista el contexto terrible asociado al uso de agroquímicos provenientes de la Revolución Verde misma que es hija de la industrialización química de la agricultura tradicional, industrialización ésta proveniente de la industria bélica de post guerra. Convocados a destronar esta visión centrada en la técnica exógena que deriva del capitalismo que cosifica la naturaleza y a su vez la expolia y degrada, entendimos por una vía otra la necesidad de seguir debatiendo estos temas con argumentos y potenciados por voluntades políticas que estén a la altura de los pensamientos y haceres bolivarianos, martianos que es como decir en clave contemporánea los ideales de Fidel Castro y Hugo Chávez.

Son pues estos los cambios epocales que protagonizamos desde el pueblo empoderado, pueblo humilde capaz de ceder cuando más se le pretende acorralar para destronarle de sus conquistas revolucionarias, muchas de ellas inéditas en la mayor parte del planeta que habitamos y nos habita.

Ya pasadas las horas del mediodía y hermanados desde el compromiso ético agroecológico compartimos correos para articular desafíos porvenir con la institución que gentilmente nos atendió así como con los compañeros provenientes del Estado Vargas coordinados por el profesor amigo Oscar Medina.


A continuación imágenes de esta grata y plena experiencia agroecológica revolucionaria que ofrendamos para seguir develando lo concreto de la maravilla de estas articulaciones que estamos empeñados en continuar haciendo:

 En la estación metro agua Salud antes de dirigirnos al organopónico Hugo Chávez Frías en el Núcleo Endógeno Fabricio Ojeda.


 Lechoza y quinchoncho asociados.

 Oeste caraqueño.

 Organopónico Hugo Chávez Frías. 

 Aancestralidades heróicas nos preceden.

 Siempre en nosotr@s.

  Organopónico Hugo Chávez Frías. Al fondo silos Gramoven.

  Canteros con diversos rubros agrícolas.





 Con el Ing. Julio Guerra, técnico cubano asesor del Organopónico Hugo Chávez Frías. 

 Los estudiantes toman sus apuntes.


 Se crece el grupo: Estudiantes P.F.G. Agroecología U.B.V., estudiantes Misión Ribas y milicianos bolivarianos. Taller de elaboración de compost.

 Con el Ing. Noel Hernández, técnico cubano asesor del Organopónico Hugo Chávez Frías. 


 Aprendizaje sensorial.

 Preparación del compostaje.


 Están en nosotr@s: Bolívar y Chávez.

 Invernaderos. Organopónico Hugo Chávez Frías. 



 Aula de clase para el aprendizaje. Organopónico Hugo Chávez Frías. 


 En el dialogarnos.

 Estudiantes P.F.G. Agroecología. Tramo 1-2.


 Estudiantes Misión Ribas Catia La Mar y milicianos bolivarianos del Estado Vargas.