miércoles, julio 01, 2009

Releyendo a Eduardo Galeano: Sobre Honduras y Centroamérica. Decirle más verdades a lo cierto!!! Nunca más Repúblicas Bananeras carajo!!!

Escritor uruguayo Eduardo Galeano.
Autor de Memorias del Fuego.

Es vital releer las huellas, hurgar en las cicatrices para entendernos en medio de los laberintos donde pretenden acorralar a los pueblos los cobardes de todas las horas.

Eduardo Galeano alumbra fogonazo mis ojos y es así como esta noche comencé a transcribir de manera íntegra los textos de este escritor relacionados con el país hermano de Honduras que aparecen en los tomos II y III del inmneso libro que es y será Memorias del Fuego. (Siglo XXI, undécima edición -pirateada- Madrid, 2005).

Es vital recordar... siempre



Memorias del Fuego.
Las caras y las máscaras. Tomo II
Eduardo Galeano.


1837
Ciudad de Guatemala
Morazán

Estalla una tormenta de sotanas. Rafel Carrera es el relámpago que mete miedo y por toda Guatemala retumban los truenos:
-¡Viva la religión! ¡Mueran los extranjeros! ¡Muera Morazán!

No queda cirio sin encender. Tan de prisa rezan las monjas que en nueve segundos despachan nueve novenas. Los coros entonan la salve y maldicen a Morazán con el mismo fervor.

Francisco Morazán, presidente de Centroamérica, es el extranjero herejo que ha desatado las furias místicas. Morazán, nacido en Honduras, so solamente ha unificado a las provincias centroamericanas en una sola nación. Además, ha reducido a la categoría de meros ciudadanos a los condes y a los marqueses y ha creado escuelas públicas que enseñan cosas de la tierra y nada dicen del Cielo. Según sus leyes, ya no se necesita cruz para la tumba ni cura para la boda; y nada distingue al niño concebido en lecho conyugal del niño hecho sin contrato previo, sobre paja de establo, que tanto hereda el uno como el otro. Y lo más grave: Morazán ha separado a la Iglesia del Estado, ha decretado la libertad de creer o no creer, ha suprimido los diezmos y las primicias de los funcionarios del Señor y ha puesto en venta sus tierras.

Denuncian los frailes que Morazán tiene la culpa de la peste que está asolando Guatemala. El cólera viene matando y desde el púlpito llueven las acusaciones fulminantes: Morazán ha envenedado las aguas, el Anticristo ha pactado con el diablo para venderle las almas de los muertos.

Los pueblos de las montañas se sublevan contra el envenenador Rafael Carrera, el criador de cerdos que acaudilla la insurrección, tiene poco más de veinte años y ya lleva tres balas en el cuerpo. Anda cubierto de escapularios y medallitas y una rama verde le atraviesa el sombrero.

p. 181


El general Francisco Morazán Quezada. La figura del general Morazán encarna el ideal unionista centroamericano, además, es considerado uno de los jefes militares más importantes en la historia de la América Central.



1838
Tegucigalpa
Centroamérica se parte en pedazos


mientras Morazán pelea en Guatemala contra la multitud enardecida por los monjes.
Uno tras otro, van estallando los débiles hilos que habían cosido a las comarcas de esta patria. Costa Rica y Nicaragua rompen el pacto federal y también Honduras se declara independiente.

La ciudad de Tegucigalpa celebra, con bombos y platillos y discursos, el fracaso del hijo suyo que desde aquí lanzó, hace diez años, la gran campaña unificadora. Los rencores provincianos, envidias y codicias, viejos venenos, pueden más que la pasión de Morazán. La República Federal de Centroamérica yace descuartizada en cuatro pedazos. Se tienen más odio que lástima.

p. 184

***


Memorias del Fuego.
El siglo del viento. Tomo III
Eduardo Galeano.

1927
El Chipote
La guerra de los tigres y los pájaros

Hace quince años, los marines desembarcaron en Nicaragua por un ratito, para proteger las vidas y las propiedades de los ciudadanos de los Estados Unidos, y se olvidaron de irse.

Contra ellos se levanta, ahora, estas montañas del norte. Por aquí son escasas las aldeas; pero quien no se hace soldado de Sandino, se convierte en su espía o mensajero. Desde la voladura de la mina San Albino y la primera batalla, ocurrida en la comarca de Muy Muy, la tropa viene creciendo.

Todo el ejército de Honduras está en la frontera, para impedir que llegen armas a Sandino a través del río, pero los guerrilleros arrancan fusiles a los enemigos caídos y balas a los árboles donde se incrustan. Machetes no faltan, para decapitar; y hacen un buen desparramo las granadas de latas de sardinas llenas de vidrios, clavos, tuercas y dinamita.


Los aviones norteamericanos bombardean al tuntún, arrasando caseríos, y los marines vagan por la selva, entre abismos y altos picos, asados de sol, ahogados de lluvia, asfixiados de polvo, quemando y matando todo a lo que su paso encuentran. Hasta los monitos les arrojan proyectiles.

A Sandino le ofrecen el perdón y diez dólares por cada día de los que lleva alzado. el capitán Hatfield le intima la rendición. Desde la fortaleza de El Chipote, misteriosa cumbre envuelta en brumas, llega la respuesta: Yo no me vendo ni me rindo. Y el saludo: su obediente servidor, que desea ponerlo en un hermoso ataúd con lindos ramos de flores. Y la firma Sandino.

Muerden como tigres y vuelan como pájaros los soldados patriotas. Donde menos se espera pegan el zarpazo, salto del tigre a la cara del enorme enemigo, y antes de que atine a reaccionar ya están acometiendo por la espalda o los flancos y en un batir de alas desaparecen.


p.82


1954
Boston

La Máquina de mentir, pieza por pieza

El Motor: Se convierte al verdugo en víctima y a la víctima en verdugo. Quienes preparan la invasión de Guatemala desde Honduras, atribuyen a Guatemala la intención de invadir Honduras y toda América Central. A la vista están los tentáculos del Kremlin, denuncia John Moors Cabot desde la Casa Blanca. El embajador Peurifoy advierte en Guatemala: No podemos permitir que se establezca una república soviética desde Texas hasta el Canal de Panamá. La piedra del escándalo es un cargamento de armas embarcado desde Checoslovaquia. Los Estados unidos han prohibido la venta de armas a Guatemala.

Engranaje 1: Se bombardea a la opinión pública mundial con noticias y artículos, declaraciones, panfletos, fotografías, películas y tiras cómicas sobre las atrocidades comunistas en Guatemala. Este material pedagógico, que jamás confiesa su origen, proviene de las oficinas de la United Fruit en Boston o de las oficinas del gobierno en Washington.

Engranaje 2:
El arzobispo de Guatemala, Mariano Rosell Arellano, exhorta a la población a sublevarse contra el comunismo enemigo de Dios y de la Patria. Treinta aviones de la CIA riegan su pastoral por todo el país. El arzobispo hace llegar a la capital la imagen del popular Cristo de Esuipulas, que será nombrado Capitán General de la Cruzada Libertadora.

Engranaje 3: En la Conferencia Panamericana, John Foster Dulles golpea la mesa con el puño y arranca la bendición de la OEA a la proyectada invasión. En las Naciones Unidas, Henry Cabot Lodge bloquea las demandas de auxilio de Jacobo Arbenz. La diplomacia norteamericana se moviliza en todo el mundo. Se obtiene la complicidad de Inglaterra y Francia a cambio de un compromiso de silencio de los Estados Unidos sobre los delicados asuntos del canal de Suez, Chipre e Indochina.

Engranaje 4: Los dictadores de Nicaragua, Honduras, Venezuela y República Dominicana no sólo brindan campos de entrenamiento, emisoras de radio y aeropuertos a la Operación Guatemala. También aportan lo suyo a la campaña de propaganda. somoza reúne a la prensa internacional en Managua y muestra unas cuantas pistolas que llevan el grabado el sello de la hoz y el martillo. Dicen que provienen de un submarino ruso y que han sido interceptadas camino de Guatemala.

p. 185



Jacobo Arbenz Guzmán fue un presidente electo democráticamente en Guatemala en 1951.
La noche del 27 de junio de 1954, Arbenz fue obligado a renunciar a la presidencia y a exiliarse. 55 años después Manuel Zelaya, Presidente constitucional de la República de Honduras recibe un zarpazo militar y mediático, que le aleja del poder


1954

Ciudad de Guatemala

La reconquista de Guatemala


Guatemala no tiene aviones ni batería antiaérea, de modo que los pilotos norteamericanos, en aviones norteamericanos, bombardean el país con toda comodidad.

Una poderosa emisora de la CIA, instalada en la azotea de la Embajada de los Estados Unidos, difunde confusión y pánico en todo el país: La Máquina de Mentir informa al mundo que ésa es la radio rebelde, La Voz de la Liberación, transmitiendo desde la jungla de Guatemala la marcha triunfal del Coronel Castillo Armas. Mientras tanto Castillo Armas, acampado con su tropa en una plantación de la United Fruit de Honduras, espera órdenes de la Máquina de Decidir.

El gobierno de Arbenz asiste, paralizado, a su propio derrumbe. Los bombardeos aéreos llegan a la capital y revientan los depósitos de combustible. el gobierno se limita a enterra a los muertos. el ejército mercenario, Dios, Patria y Libertad, atraviesa la frontera. No encuentra resistencia. Por dinero o por miedo, los jefes militares rinden sus tropas sin disparar un tiro. Un médico argentino de veintipocos años, Ernesto Guevara, intenta en vano, organizar la defensa popular en la capital: no sabe cómo ni tiene con qué. improvisadas milicias deambulan, desarmadas, por las calles. Cuando Arbenz manda. por fin, abrir los arsenales, los oficiales se niegan a obedecer. uno de estos días sombríos y sin grandeza, Guevara sufre un ataque de asma y de indignación; y una medianoche, al cabo de dos semanas de bombardeos, el presidente Arbenz baja lentamente las escalinatas del Palacio Nacional, cruza la calle y pide asilo en la embajada de México.

p. 186 y 187.



1965
Santo Domingo

La invasión



Ni por aire, ni por tierra, ni por mar. Ni los aviones del general Wessin y Wessin, ni los ataques del general Imbert son capaces de apagar la bronca de la ciudad que arde. Tampoco los barcos: disparan cañonazos contra el Palacio de Gobierno, ocupado por Caamaño, pero matan amas de casa.

La Embajada de los Estados Unidos, que llama a los rebeldes escoria comunista y pandilla de hampones, informa que no hay modo de parar el alboroto y pide ayuda urgente a Washington. Desembarcan, entonces, los marines.

Al día siguiente muere el primer invasor. Es un muchacho de las montañas del norte de Nueva York. Cae tiroteado desde alguna azotea, en una callecita de esta ciudad que nunca en su vida había oído nombrar. La primera víctima dominicana es un niño de cinco años. Muere de granada, en un balcón. Los invasores lo confunden con un francotirador.

El presidente Lyndon Johnson advierte que no tolerará otra Cuba en el Caribe. Y más soldados desembarcan. Y más. Veinte mil, treinta y cinco mil, cuarenta y dos mil. Mientras los soldados norteamericanos destripan dominicanos, los voluntarios norteamericanos los remiendan en los hospitales. Johnson exhorta a sus aliados a que acompañen esta Cruzada de Occidente. La dictadura militar del Brasil, la dictadura militar del Paraguay, la dictadura militar de Honduras y la dictadura militar de Nicaragua envían tropas a la República Dominicana para salvar la Democracia amenazada por el pueblo.

Acorralado entre el río y el mar, en el barrio viejo de Santo Domingo, el pueblo resiste.

José Mora Otero, Secretario General de la OEA, se reúne, a solas, con el coronel Caamaño. Le ofrece seis miloones de dólares si abandona el país. Es enviado a la mierda.


p. 230


1969
San Salvador y Tegucigalpa

Dos turbulentos partidos


de fútbol disputan Honduras y El Salvador. Las ambulancias se llevan muertos y heridos de las tribunas, mientras los hinchas continúan en la calle las grescas del estadio.

En seguida rompen relaciones los dos países. en Tegucigalpa, los parabrisas de los autos lucen calcomanías que aconsejan: Hondureño, toma un leño, mata un salvadoreño. En San Salvador, los diarios exhortan al ejército a invadir Honduras para propinar una lección a esos bárbaros.

Honduras expulsa a los campesinos salvadoreños, aunque muchos de ellos ni siquiera saben que son extranjeros y jamás han visto un documento de identidad. El gobierno de Honduras llama Reforma Agraria al desalojo de los salvadoreños, obligados a emigrar con lo puesto, y al incendio de sus ranchos. El gobierno de El Salvador considera espías a todos los hondureños que viven allí.
La guerra no demora en estallar. El ejército de El Salvador penetra en Honduras y avanza ametrallando las aldeas fronterizas.

p. 250


1969
San Salvador y Tegucigalpa
La llamada "guerra del fútbol"


tiene por enemigos a dos pedazos de América Central, jirones de la que fue, hace un siglo y medio, patria única.

Honduras, pequeño país agrario, está dominado por los latifundistas.

El Salvador, pequeño país agrario, está dominado por los latifundistas.

El pueblo campesino de Honduras no tiene tierra ni trabajo.

El pueblo campesino de El Salvador no tiene tierra ni trabajo.

En Honduras hay una dictadura militar nacida de un golpe de Estado.

En El Salvador hay una dictadura militar nacida de un golpe de Estado.

El general que gobierna Honduras ha sido formado en la Escuela de las Américas, en Panamá.

El general que gobierna El Salvador ha sido formado en la Escuela de las Américas, en Panamá.

De los Estados Unidos provienen las armas y los asesores del dictador de Honduras.

De los Estados Unidos provienen las armas y los asesores del dictador de El Salvador.

El dictador de Honduras acusa al dictador de El Salvador de ser un comunista a sueldo de Fidel Castro.

El dictador de El Salvador acusa al dictador de Honduras de ser un comunista a sueldo de Fidel Castro.

La guerra dura una semana. Mientras dura la guerra, el pueblo de Honduras cree que su enemigo es el pueblo de El Salvador y el pueblo de El Salvador cree que su enemigo es el pueblo de Honduras. Ambos pueblos dejan cuatro mil muertos en los campos de batalla.

p. 251


1974
Yoro

Lluvia


En Chile ha visto mucha muerte. sus más queridos compañeros han caído fusilados o reventados a culatazos y patadas. Juan Bustos, uno de los asesores del Presidente Allende, se ha salvado por un pelito.

Exiliado en Honduras, Juan arrastra sus días de mala manera. De los que en Chile murieron, ¿cuántos murieron en lugar de él? ¿A quiénes usurpa el aire que está respirando? Lleva meses así, de pena en pena, avergonzado de sobrevivir, cuando una tarde las piernas lo traen a un pueblo llamado Yoro, en el centro y en lo hondo de Honduras.

Llega a Yoro porque sí, porque no, y en Yoro pasa la noche bajo cualquier techo. Muy de mañanita se levanta y se hecha a andar por las calles de tierra, desganado, temando tristezas, mirando sin ver.

Y de pronto la lluvia lo golpea. Es una lluvia violenta y juan se protege de la cabeza. Pero en seguida advierte que no es de agua ni de granizo esta lluvia prodigiosa. Locas luces de plata rebotan en la tierra y saltan por los aires:

Llueven peces! - grita Juan, manotenado los peces vivos que caen en picada desde las nubes y brincan y centellean a su alrededor para que Juan nunca más se le ocurra maldecir el milagro de estar vivo y para que nunca más olvide que el ha tenido la suerte de nacer en América:

-Y sí - le dice un vecino, tranquilamente, como si nda- Aquí en Yoro, llueven peces.

p. 267

***



por Nicanor A. Cifuentes Gil.
2009
Tegucigalpa

28 de junio


Escribamos con asombro y dignidad lo que ha representado para el vuelo del dolido pueblo hondureño este zarpazo criminal avalado por militares, empresarios y elites eclesiásticas. Honduras, eterna plataforma militar gringa desde donde se agreden los pueblos latinoamericanos y caribeños comienza a despabilarse y a tejer abrazos hacia amaneceres soñados. Resiste el pueblo y desde las orillas recónditas de la geografía se levanta la voz negra e indígena de este centroamericano país. Obreros, maestros, estudiantes, medios alternativos vigilan con digno fulgor que la llama de lo alcanzado en pocos años por Manuel Zelaya, no se extinga por ventiscas malditas. La historia es esto, un ejercicio de recordar los fulgores que somos en colectivo. Volvamos a recordar, a volver a pasar por el corazón para entender lo que queremos para todos y todas.

Resiste pueblo hondureño digno!!!






Daniel Viglietti, otro uruguayo querido, canta a la poesía y dignidad de la lucha que encabezó Sandino en Nicaragua. Se me antoja emocionado que esta Nicaragua igual abraza de sonido guitarra a la Centroamérica toda, a la dolida y baleada Honduras de estas horas de incertidumbre y resistencia popular creciente.

"Es nuestroamericano el desafío"

Honduras está en la taquicardia y en la posibilidad de ser más, mucho más que la mísera plataforma gringa desde donde se ejecutan las ordenes del descocado y endeudado Imperio.


6 Comments:

Blogger Solidaridad Triniteca said...

Hermano, soy hondureño y percibo en estas relaciones que haces, un acontecimiento repetido en nuestra historia y a pesar de que no lo has vivido in lo estas viviendo, se ve que tus letras llevan un lamento que nostros lo expresamos con algunas gotas de sangre derramada, con algunos lamentos, con voces calladas por esta dictadura, como bien mencionaste, oligárquica, religiosa, militar. Nos duele centro américa, nos duele Honduras, muy hondo. Gracias por hacernos ver atrás, quizas por las actuales circunstancias no hemos tenido tiempo de hacerlo.
Esta es la tierra unida de Morazán, la tierra libre de Sandino, la América de Bolivar, la Patria Grande del Che.

Osma Fajardo Morel Osmanfm@yahoo.com

1:11 a. m.  
Blogger Cano said...

Decirle más verdades a lo cierto. Estamos siguiendo con el latido amoroso y digno todo cuanto ocurre en tu tierra, nuestra tierra. Agradezco que establezcas este vínculo pues desde allí seguramente dialogaremos e intercambiaremos ideas. Es pertinente sabernos, oírnos, vernos, recordarnos pues, como canta la digna canción: "nos tienen miedo porque no tenemos miedo".

Avanzar con digna rabia, con rabia organizada y contundente. Desde Maracaibo, occidente de la digna República Bolivariana de Venezuela estamos siguiendo los acontecimientos.

Fortaleza y vuelo libertario consciente!!!

Abrazos.

3:03 p. m.  
Blogger Solidaridad Triniteca said...

Hoy -no quisiera que fuera hoy, quisiera que fuera mañana y despertarme sin los golpistas en la misma patria- hicimos un derroche de hermandad, fuimos pacificos, unidos, con anhelos sencillos, marchamos mucho y muchos, cientos, miles, mas que miles, respetamos a policías, ejercito golpista y caminamos hasta quedar frente al aeropuerto, nos sentamos muchos a descansar y cuando estaba con algunos amigos comiendo, si saber por qué, no empesaron a disparar, fue orrible, balas y gases, mujeres, jóvenes llevados en brazos, asfixiados, heridos de balas y dos muertos. Impotencia, desesperación, lágrimas de muchas y muchos, andaban niñas y niños esperando a su presidente a nuestro presidente. Y las bestias, esas de apellidos raros, de grandes casas, empresas y cuentas bancarias, ordenaron a las otras bestias, las de uniforme, las de fusil, las de estrellas en los hombros, que mas bien deberían ser cruces, acataron la orden, nos jodieron la alegría. Que rabia, no sabía hasta donde podían llegar. Cargué un hombre, un poco mayor, fracturado de su rodilla, que injusto, que ira, si él solo quiere que regrese Mel.

10:54 p. m.  
Blogger Solidaridad Triniteca said...

perdón, escribí orrible, debe ser horrible. me excuso con "Botella al mar para el dios de las palabras"

11:03 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Haciendo uso de la poca libertad de expresión que me queda: Lamentable lo que pasa en nuestra Honduras, nunca creí q mi tierra estaría tan pisoteada por quienes dicen querer lo mejor para ella, nunca creí ver a mis hermanos y hermanas sufriendo por otros hermanos y ni tan hermanos ambiciosos de dinero y de poder, así como nunca creí ver un golpe de estado bendecido por el cardenal de la iglesia católica; pero esto hace que los hermanos y hermanas nos unamos como pueblo democrático que somos, ya cansados de que siempre se nos mire solamente como fuerza de trabajo, también tenemos derecho de lo que nos ofrece nuestra Honduras, de vivir, disfrutar y trabajar para nuestros hijos, que nuestros hijos no vivan en una dictadura oligárquica donde todo se arregla por apellido y dinero. Pero no nos cansaremos de luchar de proteger lo poco que nos queda y recuperar lo que es del pueblo y para el pueblo.

fantasmarosa16@hotmail.com

8:04 p. m.  
Blogger cano said...

Emocionado y solidario este pueblo de Bolívar que es Venezuela se levanta en dignidad y sigue vigilante de lo que se suscita en la Honduras que resiste tanto oprobio facho!!!

5:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home