viernes, marzo 04, 2016

Ante la activación del Motor Minero como mecanismo para diversificar la economía nacional.

Esta activación del Motor Minero (como política pública coyuntural) preocupa y ocupa ya a much@s de los que creemos en la salvaguarda de los frágiles ecosistemas venezolanos.
Espero leer algunas sugerencias luego de una atenta lectura.
Abrazo solidario.





Ante la activación del Motor Minero como mecanismo para diversificar  la economía nacional.

Nos ocupa, desde la militancia ecológica de base y desde el hacer educativo que nos ha caracterizado, la reincidencia a partir de políticas públicas hacia formas extractivistas y agresoras del delicado ecosistema de nuestro territorio amazónico.

La Guerra Económica diseñada y aupada por la fuerza empresarial de derecha del país (y fuera de él) no puede arrinconar al estamento gubernamental para que éste derive acciones que renueven prácticas economicistas, tecnocráticas y lesivas del ecosistema que el pensamiento y praxis eco-socialista que venimos dibujando pluralmente desde el llamado que nos hace el Presidente Hugo Chávez Frías de salvar la vida en el planeta se dilapide por malevas coyunturas prediseñadas.

La minería no podrá garantizar una sana entrada de divisas (por muy certificado que resulte el mentado Arco Minero ante la vista y el afán de lucro de empresas internacionales) cuando ella en sí resulta de un agravado e irreversible impacto socio-ambiental de nuestros ecosistemas.

El arrase de nuestra bio y socio-diversidad (en el contexto venezolano, nuestramericano y global) vinculado con el afán de lucro propio del enfermo sistema capitalista debe revisarse desde la praxis minera pues sobran referencias cuantificadas, a la par de los dolorosos testimoniales, de lo inviable e insostenible de la opción minera para apalancar proyectos civilizatorios a futuro toda vez que la minería arrasa el sustrato territorial donde se enquista.

Nos preocupa sobremanera este diálogo íntimo entre altos niveles de gobierno bolivariano con las empresas mineras trasnacionales (verbigracia Gold Reserve) para avanzar en la constitución de empresas (mismas a las que desde el año 2009 el propio Presidente Chávez les anuló las concesiones para la explotación de nuestro oro) totalmente desvinculado de una justa y sana democratización de la información con las organizaciones ecológicas que respaldamos este gobierno y el proceso político revolucionario.

Nos asumimos en la corriente histórica del pueblo constituyente que asume una inteligencia plural para ejercer una contraloría que permita con la debida antelación avanzar hacia escenarios para nada vinculados con la estafa moral y mucho menos vinculados a la agresión de la vida diversa.

En virtud de este asumirnos es que creemos que debe reconsiderarse, a la luz de las sentidas y rigurosas críticas hechas a esta iniciativa que fomenta la activación de un motor minero, este proceder que es signo de una ausencia de creatividad para apalancar procesos verdaderamente cónsonos con el anhelo y el desafío sociopolítico, económico, cultural y espiritual que demanda la revolución bolivariana y de una buena vez desmarcarnos de visiones tecnocráticas que robustecen la Venezuela alimentada por la rentabilidad que la extracción de hidrocarburos, gas y ahora minería pudiera ofrendar en términos meramente economicistas.

Con ojo avizor decimos que activaremos debates y sumaremos visiones para colectivamente en espacios y tiempos que diseñaremos, desde abajo, en digna rabia, proponer un sentido de rumbo que siga apostando por los poderes creadores del pueblo, esos capaces de resistir e insistir esta y las guerras que la derecha nacional y global pretendan imponernos desde su maleva lógica hegemónica, neocolonial y desconocedora de la diversidad que somos.

Así son estos tiempos en los que las crisis nos revelan en confusas y huracanadas situaciones que es lo que realmente debemos entender y respaldar como potencialidad creadora y aquellas que son trampas ya padecidas bajo esquemas que sólo disfrazan las verdaderas y nocivas intenciones para el proyecto bolivariano que construimos.

              De la "riqueza material" que la explotación de la energía de matriz fósil nos ha legado debemos aprender a desmarcarnos radicalmente con la labranza cotidiana que permita en nosotros el germinar de vitales éticas que estén en capacidad de honrar tanta sangre, tanto impacto y tanta zancadilla a las que nos ha querido siempre ubicar el sistema capitalista terrófago y voraz de todas las horas.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Injustificada e inconsulta RE-acción al mejor estilo Rockefeller. Minería=Muerte. Hambre y sed para mañana. Aparte ejemplos que no funciona económicamente hay millones... Estamos a tiempo...

7:37 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home