viernes, septiembre 11, 2009

Una mirada desde abajo... a los que desde arriba ordenan el andamiaje.


están arriba y un gentío... ¿está abajo?

¿qué idea es la que se trabaja y la que camina luego en el sudor de los verbos?

allá arriba los que "operacionalizan" y acá abajo: el gentío, la muchedumbre, la masa, el pueblo... palabras abstractas ¿no?

el plan desde

a
rr
i
b
a

c
a
e


toca armar las piezas del mecano y toca estar alerta con que el juguete, al final, se parezca a los otros planes que desde arriba cayeron. ¿en esa andamos simulando organicidad?

y noto desde arriba un miedo a lo distinto, no vaya a desintegrarse la soberanía, no vaya a mostrarse debilidad, no vaya a perderse la patria.

desde el distinto todos amasijan visiones, movilidades, manos y colores pero hay un rictus que va mutando todo a una fila, una larga hilera unísona que vigila con miles de ojos ajenos a todos lados como para no perder la tradición de lo que encomendaron... desde arriba.

lo digo desde el latido de estos días, cuando sigue sin entenderse que Perijá tiene piel indígena y cicatriz minera.

llenan el tinajero de las paciencias las lágrimas derramadas por tanta violencia y tanto huracán de maquinarias. Sacude el cuerpo el ave, arde el insecto en su iridiscente vuelo por tanta estrategia foránea, por tanto burócrata que no termina de entender que a Perijá no se le quiere cuadriculándole sus espacios.

entonces ahora pretende decírsenos que ya no hay problema humano ni ecosistémico, que con ungüentos dogmáticos, con efímera atención asistencial Perijá libera su desgarre, Perijá lava su rostro y quienes le habitan agradecen la dádiva... que de arriba cae.

gotean las resistencias y las graves denuncias que pretenden desnudar este desvío tan ofensivo que se ha hecho, desde arriba, buscando minas, represas, carreteras, buscando integridades territoriales.

escribo esto en clave dulce para llorar digna rabia y sugerir que en Perijá no todo está concertado, no todo se ha alcanzado en materia humana y es urgente ya iniciar la sincera palabra para desmitificar tanta maledicencia que nos endilgan a los que soñamos y sudamos una Perijá sana y menos explotable de mina.

  • pagar la bienhechurías a los hacendados y concertar un coronograma de pagos para entregar la tierra a los barí y yukpas
  • sincerar la praxis de la actual comisión de demarcación de hábitats y tierras indígenas que sigue confundiendo en el estado zulia sus fines
  • atender en paralelo, sin demoras y con vocación diáfana la salud de los pueblos naciones indígenas afectados de muerte, de muerte enfermedad, de muerte demagogia, de muerte mentira, de muerte incertidumbre
  • tejer vínculos con las hormigas que han diagramado con respeto y sinceridad histórica la lucha en defensa del agua, la vida en toda la extensión que es la Sierra de Perijá, en toda la piel que es la diversa ancestralidad indígena
  • sumar talentos de la ciencia amiga, de la curiosa tecnología para que las semillas broten en natural germinación sin que la erosión prevalezca, sin que los transgénicos prevalezcan, sin que los latifundios prevalezcan... sin que el matorral del abandono se coma la siembra de la esperanza
  • ser y estar en el abrazo a esta porción de la patria, a esta gota del universo que necios de todas las horas ven como potencial recurso a explotar.


que este pueblo que camina por entre las humedades y los terraplenes, este dolido y esperanzado pueblo indígena barí y yukpa decida su futuro sin que lo asfixie la praxis de la ciudad que es Caracas, sede de los ministerios y las instituciones gubernamentales.

toca entender que no se llega a Perijá a proponer sino más bien a entender la llovizna y la metralla, la lágrima y el hematoma de tanto olvido heredado, de tanta malparidez no vista, de tanto matón de oficio contratado para ejercer el oprobio.

pudiese hablarse con puras verdades, este mi anhelo supremo: que el que llega de arriba, desde la capital de las decisiones, muestre humildad carajo y entienda que es hora de los pueblos indígenas y que no confunda la construcción, éste, que llega de arriba, con una plataforma, con una prótesis publicitaria a la que se le saca provecho...

que éste que llega de arriba entienda que somos y sí seremos aliados (hormigas aliadas) en la medida en que los corazones ya juntos bombeen sangre para la común necesidad... la de las mujeres, la de los niños, la de los abuelos y abuelas, la de los jóvenes y maduros hombres de la ancestral Serranía.

este espacio y este tiempo es para indagar qué hacemos por la patria cuando tornamos minúscula la voz que a la vanguardia debe ir, la voz indígena.

¿qué hacemos?


para que no caigan los planes desde arriba y desde la horizontalidad podamos ver todos, en sereno esfuerzo, el alba que nos merecemos luego de tanta oscurana.

Perijá, digo finalmente, merece una mayor atención, una más digna atención.

untados estamos para dialogar y mostrar los oprobios y mutarlos a vida digna, país posible.

no queremos morir de ingenuidad o criminalizados por maledicencias...

¿alguien "de arriba"... entiende esto?


2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Que pregunta tan pertinente, tal vez, creo yo, solo un ser bello que esta "arriba" entiende esto,los demas no. Pero si no asumimos que el poder real no es lo mismo que un cargo en un Estado Burgues Moderno, si no asumimos la contradicciòn del proceso, su largo camino de milenios y que la revolución necesita a un pueblo organizado,formado,empoderado y con un imaginario colectivo socialista, podemos correr el peligro de desenamorarnos,pues esto hasta ahora esta en construcción. Seguimos en pie de lucha siempre.
Leer a Jung siempre hace bien!!!
desde el sur

12:11 a. m.  
Blogger Cano said...

gracias por el comentario.
anónimo sureño.

12:44 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home