martes, junio 13, 2006

Niños como gotas libres por entre la Bienal del Agua. Maracaibo, Zulia





El jueves 8 de junio en las instalaciones del Centro de Arte Moderno Lía Bermúdez logró darse rienda suelta al asombro. Niños de 8 a 12 años, cursantes de 4º y 6º año recordaron el origen de la vida desde la ilusión que la imagen y la oralidad generan.

Con una sentida, fluida y muy amena reunión se logró establecer una inédita comunicación que aspiró a ser menos conferencia y más tertulia familiar.

Hablar del agua, de sus propiedades físicas y químicas, de la vida en el Planeta Tierra, de los océanos y sus miles de formas vivas diversas hasta llegar a un grato compromiso con la nueva visión de mundo, más responsable, más plena; constituyó un necesario y, ojalá, prometedor espacio donde el mundo posible se construye.

Desde el hielo y los vapores, del ciclo del agua y las raíces de árboles. Desde el "cepillado" o "raspado" hasta el sudor en nuestro cuerpo, 70% constituido de este vital elemento, se procedió a interactuar y a generar más preguntas que respuestas.

Desde la curiosa y activa emosión de niño se habló de historia y de nuestros pueblos de agua.

Nos sumergimos con plenitud en la idea de un lago más saneado y emnos agredido por el común de la gente. Se habló de la fuerza erosiva del agua y... luego de tanto movimiento de luces y risas, sedientos y felices, procedimos a tomar agua fría para saciar nuestra fe por esta insipida, incolora e inodora y, ahora más conocida y querida, molécula vital.

Creemos en la entrega amorosa (de verdad que si) y desde mi humilde gesto de ciudadano del mundo aplaudo este esfuerzo por hacer del agua el pretexto más hermoso para hacernos mejor como humanos, como especie plena de sueños.

Por una ciudadanía más respetuosa con el agua y las formas vivas, misteriosas y frágiles, invito a los que pasan su retina justo ahora por este texto emocionado, a ser más conscientes con el uso que se le da al vital líquido.

Como dice la hermosa letra de la canción del trovador español, poeta del mundo, Joan Manuel Serrat (El hombre y el agua): "Cuídala como cuida ella de tí".

Nicanor A. Cifuentes Gil.
Biólogo/Docente UBV-Zulia
Maestrante en Ecología Acuática.

1 Comments:

Blogger Botellita de Jerez said...

Siempre me he sentido tan identificada con el agua... Un elemento suave, que fluje, y sin embargo tan poderoso por su constancia y versatilidad.
¡Qué rico poder compartir un espacio de esta naturaleza con los niños y su receptiva, sana e inocente curiosidad!
Gracias nuevamente por visitar mi blog y por tus comentarios. Un abrazo grande a través de este espacio virtual que acorta cualquier distancia.

11:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home